Los dinosaurios van a desaparecer

Los dinosaurios van a desaparecer

Lo nuevo siempre da miedo. Pero los grandes cambios son inevitables.

No hay nada más peligroso que una idea a la que le ha llegado su momento.
— Victor Hugo

Uber la viene luchando en todo el mundo, con millonarias demandas judiciales en su contra por parte de gobiernos, taxistas, pasajeros y competidores. Nueva York, París, Roma, California y ahora La Paz; porque Bolivia no iba a ser la excepción.

 
La aplicación de Uber. Aquí recorriendo las calles de Londres.

La aplicación de Uber. Aquí recorriendo las calles de Londres.

 

No va ser fácil. De hecho La Paz la tiene peor que las otras ciudades, por que la demanda de este tipo de servicios será todavía baja por mucho tiempo. El simple hecho de que un viaje cueste más que un taxi normal es suficiente, así que el éxito de Uber en Bolivia depende de la gente que opte por tomarlos en cuenta a pesar del precio y de la calidad del servicio por parte de todos los que decidan ser parte de Uber como choferes.

Porque Uber no es otro EasyTaxi ni otro eTaxi. No es un taxi normal y no debería serlo. Uber es un servicio alternativo por el que cualquier persona puede trabajar de "chofer" inviertiéndo en un auto casi de lujo y que cuenta con características similares en todo el mundo (comodidad, limpieza, puntualidad, seriedad), además de ofrecer distintos tamaños de acuerdo a la cantidad de personas (de aquí los tipos de servicio: UberBlack, UberPool, UberX, SUV, WAV, etc.).

Uber está presente en más de 540 ciudades en 66 países alrededor del mundo, incluyendo China, México, India y ahora Bolivia.

Uber está presente en más de 540 ciudades en 66 países alrededor del mundo, incluyendo China, México, India y ahora Bolivia.

Así que en lugar de preocuparnos por lo que haga o no la AJ o la Alcaldía, debemos exigir a que los taxistas y empresas de radio-taxis empiecen a ofrecer servicios similares (apps móviles, un único número de teléfono en la ciudad que pueda identificar al taxi más cercano a donde estamos, tarifas pre-establecidas, taxímetros reglamentados, etc.). Pero también debemos mostrar a Uber que queremos que se queden: 

  • Usar el servicio en cuanto tengamos la oportunidad, apoyar a los choferes (el principio será duro, démosles ánimos para que sigan creyendo a pesar de los posibles bloqueos, huelgas, etc.),
  • usarlo entre hartas personas,
  • dar mucho feedback a los choferes, y especialmente
  • exigir el servicio de calidad que prometen desde el principio. Que el precio valga la pena.

Una nueva forma de viajar, una nueva mentalidad que es ya una realidad también en Bolivia. 

Y que a los taxis le sigan también los hoteles, los bancos, los periódicos, la televisión por cable, las telefónicas, las disqueras y todas esas empresas que creen tener el poder sobre la gente por el simple hecho de venir haciendo lo mismo que hace 20 años; pensando que son indestructibles, intocables e indiferentes al paso de la tecnología. Y pueden luchar contra las ideas innovadoras cuantas veces quieran, demandando a quienes quieran, llorando la injusticia delante de quien quieran; o pueden aceptar que las cosas están cambiando muchísimo más rápido que antes, y que si se quedan atrás, van a perderse el tren. O peor aún no los van a dejar entrar, porque ahora son los mismos consumidores los que deciden.

"Porque los dinosaurios van a desaparecer" decía Charly García en una de sus canciones. No hay nada más cierto que eso. Es sólo una cuestión de tiempo.