Y ahora: GRIIIDS

Lo había escrito en un post a principio de año: "Tengo una idea que quiero desarrollar este año en forma de aplicación móvil..."

Una aplicación que me permita cortar o segmentar una sola imagen en muchas otras, de tal manera que al momento de publicarlas se acomoden al característico lay-out de Instagram, creando una rejilla (de ahi el nombre de grids) de múltiples partes de una única foto, logrando un efecto particular que “rompa” con la forma en que la gente mira un perfil de Instagram.

Lo había visto en varias personas, así que comencé a hacer lo mismo con programas de edición más avanzados como Photoshop y probando aplicaciones similares; pero o me tomaba mucho más tiempo del que quería (en el primer caso), o me obligaban a pagar por un resultado sin marcas de agua (en el último). Así que con ese espíritu de “rascarse la picazón de uno mismo” -del inglés “scratch your own itch” (un gran artículo sobre eso aquí)- me embarqué en la aventura de hacer una app que solucione un problema que yo mismo estaba teniendo.

Lo vi en varios perfiles de Instagram, pero el que más me sorprendió fue el de la banda de rock norteamericana Incubus (@incubusofficial), por la forma en que comenzaron a diseñar sus posts específicamente para sorprender a sus seguidores de esa manera: una foto a la vez, es parte de una mucho más grande.

Lo vi en varios perfiles de Instagram, pero el que más me sorprendió fue el de la banda de rock norteamericana Incubus (@incubusofficial), por la forma en que comenzaron a diseñar sus posts específicamente para sorprender a sus seguidores de esa manera: una foto a la vez, es parte de una mucho más grande.

Primero, tenía claro que esto no iba a poder hacerlo solo, así que le conté la idea a un amigo para ver si le interesaría hacer una aplicación así. Él ya contaba con muchas aplicaciones desarrolladas para iPhone y era la persona con la cual yo quería compartir el proceso; y es que a pesar de que esta no era la primera app que yo hacía (la primera fue una aplicación para niños que terminé vendiendo, llamada ABCDiversity), sentía la necesidad de trabajar con alguien mucho más experimentado que yo en el tema de desarrollo de apps.

Ni bien mi amigo Daniel aceptó, nos pusimos a trabajar en ello hasta entender perfectamente lo que queríamos: las características que iba a tener, el enfoque que teníamos que darle, los límites y las ventajas a aprovechar, etc. Desde el principio supimos que este iba a ser un proyecto paralelo, algo ligero que se desarrollaría al mismo tiempo que nuestros trabajos diarios, así que no nos exigimos nada más que sacar una aplicación atractiva, funcional y útil.

Ahora, casi 7 meses después de esa primera reunión, la aplicación está disponible en la AppStore de Apple, y aquí te dejo con algunas cosas que aprendimos en el camino:

 

Si una idea mejor aparece… tómala sin miedo aunque tengas que empezar de nuevo

Al principio, la app tenía otro nombre: Gridzzly, jugando un poco con las palabras grids y grizzly (rejillas y oso pardo en inglés), pero después de pasar horas y horas trabajando en prototipos, logos e interfaces, decidimos cambiar el nombre de nuevo porque no estábamos contentos con la dirección que estaba tomando todo.

version0-logo.jpg
version1-camera.jpg
version0.jpg

Las primeras versiones de la app. Ninguna parecía cuadrar con la idea general. Abajo, la primera y última versión del ícono; donde la primera no comunicaba absolutamente nada, ni se veía bien en formato mínimo.

 
Icon1.png
 

La idea de tener a un oso como personaje estaba complicando el diseño, el nombre por si solo iba a ser difícil de relacionar con las palabras clave dentro de la aplicación, etc. Así que sin mirar atrás volvimos a empezar, buscando un concepto mejor, y terminamos con uno bastante simple: Aprovechar la palabra grids de tal manera que al usar 3 i, se llegue a formar una rejilla en medio del logo. Tenía sentido, porque estábamos mostrando en el logo lo que la app hacía. Y así nos decidimos por GRIIIDS.

Por eso, si no estás seguro con algo y una idea mejor se te aparece de repente, analiza bien la factibilidad de volver atrás. A veces empezar de nuevo es lo mejor que puedes hacer.

 

Pruébala, pruébala otra vez, y síguela probando hasta el final

Desarrollar apps toma mucho tiempo, incluso una app con funciones relativamente sencillas para el usuario como ésta puede llegar a tener más de 4.000 líneas de código, y cuando algo no funciona bien, se tiene que volver a escribir parte del código de nuevo después de buscar y encontrar el origen del problema. Eso nos pasó a nosotros muchas veces mientras íbamos probando la app. Desde errores pequeños como botones que no funcionaban o imágenes que no se cortaban, hasta errores más grandes como galerías borrosas o un flash que no se encendía, pero la peor fue cuando Apple lanzó el nuevo sistema operativo iOS 10 y vimos cómo se volvió imposible sacar fotos con la opción de Cámara (para que ésta se habilite, teníamos que esperar 8 largos segundos y a veces ni eso, simplemente no funcionaba).

 
 
 

Desde un botón que se resiste a tener las dimensiones correctas hasta una cámara que no se puede abrir. Los bugs existen, acostúmbrate a ello y no dejes que afecten el proceso.

 

No nos quedó otra que estudiar los cambios en el lenguaje de programación de esta nueva versión de iOS y corregir lo que andaba fallando, lo que implicaba seguir probando la app hasta encontrar el error dentro de las antiguas líneas de código, corregirlas, y probar la aplicación de nuevo, una y otra vez hasta que todo funcione perfectamente.

Esto va a ser siempre así, por lo que tienes que estar dispuesto a probar todas las funciones de tu aplicación desde la mayor cantidad de dispositivos posible. Ahora es fácil hacerlo con TestFlight, pidiendo ayuda a tus amigos y tu familia, antes de lanzarla al mundo, aprovéchalo.

 

Nada te parecerá imposible, pero ¡define los límites!

Al principio pensábamos darle un modelo de negocio freemium a la app: la descarga es gratuita pero con la posibilidad de comprar algunas funciones extra (por ejemplo pagar por eliminar una marca de agua en las fotos, modelo que usan actualmente apps similares), pero después decidimos hacerla completamente gratuita desde el principio y pensar en un modelo de negocio más adelante. Al principio pensábamos sacarla también para iPad, pero decidimos enfocarnos solamente en el iPhone (además que Instagram está disponible solamente para teléfonos) y dejar el iPad para después. Al principio teníamos pensado incluir muchas otras funciones adicionales (como escoger bordes por ejemplo), pero después vimos que lo mejor era concentrarse solamente en una, la principal. Y si bien no excluimos hacer estas u otras cosas en futuras versiones, creo que lo más importante antes de lanzar un producto es definir bien su funcionalidad fundamental. De esta forma te aseguras no solamente a lanzar tu producto al mercado lo más rápido posible, sino también a enfocarte en lo que realmente importa.

No quieras hacer todo para hacer feliz a todo el mundo, mejor dirige tus esfuerzos hacia un solo nicho, y dales la solución definitiva al problema que tienen. Recién después, cuando veas cómo funciona tu producto en el mundo real, piensa en expandir tu mercado, corregir los errores o modificar lo que ofreces.


Descárgate GRIIIDS desde este link, y no olvides darnos tu opinión con una reseña o clasificación en la tienda de iTunes; te lo vamos a agradecer muchísimo. 


¡Déjanos ayudarte a diseñar y desarrollar tu próxima app! Contáctanos para que te demos una propuesta sin ningún compromiso.