Tu negocio no existe sin página web

Si tienes un negocio (en internet o fuera de ella) no puedes ignorar el hecho de que vivimos en una era tecnológica, y que gracias a Facebook, WhatsApp, o Google, podemos mostrarle a quien queramos y fácilmente, nuestra mejor cara en una sola línea: un link a nuestra página web.

Y es que nunca antes la teníamos tan fácil, porque con un click podemos hacer más que lo que hacíamos antes con tarjetas personales, números de teléfono o publicidades.

Hoy puedes encontrar todo en internet, y mientras más gente se conecta para buscar lo que quiere, más relevante se vuelve; convirtiéndose en una herramienta totalmente legítima. Además, una página web inspira más confianza y profesionalidad que una página de Facebook o un blog (si no eres un blogger), pero también juega un papel importante en el incremento de tu visibilidad, de tu marca y de tus ventas.

safari-window.png

Casi un año después de terminar la página web de Slide Studio, comparto contigo las tres ventajas que me trajo una de las mejores decisiones que hice en mi vida profesional, la de invertir en una página web.

1. Serás dueño de tu destino

Después de trabajar años como freelancer sin "una casa propia", en páginas como Behance, oDesk (ahora Upwork) o Elance, decidí que era tiempo de construir algo que me permita asegurar mi trabajo (en caso de que estas páginas desaparezcan algún día), retener a mis clientes (sin contratos especiales que haces con todos estos servicios) y conservar mis ganancias (sin el % que reciben por ser los intermediarios).

Uno no sabe que va a pasar con Facebook o Twitter (sus algoritmos pueden llevar tu negocio al anonimato sin importar si tienes 1.000 o 10.000 seguidores), lo que puede hacer que pierdas a todos tus seguidores de la noche a la mañana. Pero con tu página web, puedes recolectar los correos de todos tus clientes o visitantes, mediante formularios especiales (un ejemplo, el que vez abajo de este artículo). Así te aseguras de no perder nunca tu activo más importante: tus clientes (o en este caso, sus correos electrónicos)

2. Tu visibilidad aumentará

Si bien ser parte de una plataforma externa nos daba la ventaja de exhibir nuestro portafolio de trabajos a una gran cantidad de personas sin necesidad de invertir en publicidad, necesitábamos separarnos de la gran competencia que teníamos al lado, y que muchas veces cobraba menos que nosotros, haciendo un trabajo mucho peor. Queríamos alejarnos de esa idea, y mostrar claramente la profesionalidad que ya presentábamos en todos nuestros trabajos. 

Al tener una página web bien diseñada, aumentas y mejoras tu presencia al frente de todo aquel que te visita o trata de encontrarte en internet. Pero es aún mejor, cuando alguien trata de encontrar los servicios o productos que por casualidad tu ofreces, y al final termina convenciéndose por ti. Si tienes una mejor página web que tu competencia, es muy probable que también tengas mejores (y más) clientes. Aquí no hay espacio para ser mediocres, si quieres aumentar tu visibilidad debes hacer cuatro cosas extremadamente bien: Diseño, Contenido, SEO y Movilidad. Pero de esto tendré que hablar en el futuro.

3. Tus ventas aumentarán también

Gracias a la página web, tenemos 7 clientes nuevos directos (que nos encontraron por Google) y otros 12 indirectos (que encuentran nuestros servicios en otras plataformas, pero prefieren trabajar con nosotros sin intermediarios); sumando 19 nuevas ventas hasta ahora. Número que no hubiéramos logrado de otra manera. 

Una página web es extremadamente útil para retener a tus clientes, mejorar el servicio que les brindas o resolver sus dudas de una manera rápida y fácil, mediante páginas de ayuda, de servicios o de contacto; todo en un solo lugar. Pero es más importante para crear botones, mensajes y llamadas-a-la-acción que incrementen la visibilidad de tu propuesta de valor, tus servicios y posteriormente tus ventas, logrando convertir a tus visitantes en clientes. Probar, corregir y cambiar, son las ventajas de tener una página web propia. Usalas hasta encontrar lo que funciona y lo que no.

 

En conclusión, tu negocio necesita una página web YA. Si todavía no tiene una, estás perdiendo clientes potenciales que ni siquiera saben que existes, porque internet ya forma parte de sus vidas, y lo más probable es que la utilicen para todo, incluso para tomar decisiones de compra y venta de productos y servicios que pueden ser los tuyos. Debes mejorar ahora, porque internet ya lo está haciendo y se mueve demasiado rápido como para quedarse atrás, y tu querrás estar presente y siempre disponible (24/7) cuando las mejores oportunidades aparezcan.