La perfección que nos roba las ideas

La perfección que nos roba las ideas

Casi una semana atrás, nacía mi página web.

Me había tomado unos 5 minutos hacer el registro en Squarespace, otros 10 en efectuar el pago del plan que escogí, y 35 para escoger la plantilla; pero me tomó al menos dos días configurarla exactamente como quería. Demasiado, considerando que ésta es una herramienta que usé ya muchas otras veces con clientes y amigos.

A mitad del segundo día, había cambiado de plantilla al menos 4 veces, y se me estaba haciendo difícil encontrar algo que se "adapte" a lo que tenía en mente. Después decidí parar y ponerme a escribir el primer post; tenía que despejarme y descansar. 

Nos pasa muchas veces. Bastantes, a decir verdad. La búsqueda de la perfección (o de esa idea perfecta) en todo lo que hacemos nos impide avanzar y ver más allá del presente, de nosotros. "Lo perfecto es enemigo de lo bueno" escribió Voltaire. Incluso Steve Jobs le dijo alguna vez a su equipo que "los artistas de verdad lanzan productos" (lo que pude traducir del original "Real artists ship"). Pero la frase que siempre recuerdo viene de Reid Hoffman, co-fundador de LinkedIn, quien dijo que "Si no te avergüenzas de tu primer producto, es porque lo lanzaste demasiado tarde."  

Ahora que termine el blog, esas frases resuenan en otras cosas, como por ejemplo, las palabras en mi cabeza a medida que escribo todo esto. Borrando párrafos, armando frases, googleando "sinónimos ..." de vez en cuando, y me pregunto ¿es necesario?, ¿es parte del proceso?. Como sea, la perfección nos roba horas, momentos y palabras, cuando todo estaría perfectamente bien si no nos empeñáramos tanto en conseguirla (algo que además es imposible, aunque ya lo sepamos).

Pero resuenan, sobre todo, en nuestras ideas; esas que no dejamos salir por miedo a que no den la talla, a equivocarnos, a que nos las roben. ¡A que nos las roben! ¡Qué cosa más absurda! Y es que hay muchas personas que todavía tienen miedo a contar sus ideas por miedo a que se las quitemos y nos hagamos millonarios gratis (Derek Sivers y los casi 400 comentarios lo explican mejor en el clásico post "Las ideas no sirven de nada sin ejecución"

Las nuevas ideas nunca van a ser perfectas si nunca llegan a ser liberadas o a ver la luz. Hay que dejar que salgan, ver como se mueven, hacer cambios, mejorarlas, lanzarlas de nuevo y repetir si es necesario. 

Por eso, voy a dejar de buscar la perfección también en este artículo, no sirve de nada. Lo voy a publicar, ver como está, y si tengo algo que añadir lo haré después (como hice con el anterior). Voy a dejar de buscar la perfección y te aconsejo que dejes de buscarla tu también.


Si quieres crear tu página, o la página de tu negocio en Squarespace, dímelo  y te mandaré un código para que empieces con un 10% de descuento en cualquiera de los planes.